Recuerdos de navidad en San Pedro - Parte 2

martes, 23 de diciembre de 2008

Recuerdos de navidad en San Pedro - Parte 2

4

¿Quien no ha ido a Kobs a ver comer un cono?, eso era exactamente lo que mi papa nos decía, "los voy a llevar a ver comer un cono", de lo cual solo escuchábamos "llevar comer cono". Ya por circunvalación podíamos ver el carrito de Kobs con santa claus, dando raitecitos alrededor todos los niños, chavos y acompañantes. De repente mi papa no se detenía y nosotros ¿ey papi y los conos?, a lo cual el respondía con una gran risotada "yo les dije que a ver comer conos jajaja". Obviamente el daba la vuelta e íbamos por nuestro respectivo cono y raitecito.

Para un niño en Honduras la navidad no puede ser celebrada sin cohetes, por lo q
ue el 24 de diciembre o unos días antes mi papa se encargaba de comprarlos para reventar a las doce. Los queríamos TODOS!, no hallábamos que pedir hasta que la realidad llegaba y nos decía el presupuesto que teníamos. Cohetes (no rayo de plata), silvadores, volcanes, estrellitas, triángulos (pequeños) varitas con luces estaban a la orden. Ya artefactos mas "dañinos" o divertidos para nosotros como morteros o piedras teníamos que conseguirlos por otras fuentes.
Con candelas, con la cajita de los fósforos, con plagatox, con estrellitas o con cigarro (ya chavalitos) empezábamos a hacer de las nuestras aunque sea un poco en la colonia con los vecinos, teníamos que cuidarlos porque no iban a haber mas hasta los siguientes del 31.

Todas las navidades y fin de año las pasábamos donde mi abuela en el barrio Barandillas, cerca por donde quedaba el supermercado Junior, el original de esquina. No había forma de negociar con mi mama para quedarnos en la colonia con los vecinos, por lo que a veces no llegábamos con el mejor humor esa noche. Como todas las familias de "antes", la de mi mama era numerosa, por no decir que yo tengo cualquier cantidad de tías, las cuales en reuniones como estas se producía tres mil palabras por minuto. Saludábamos a los presentes mas ordenes de mi mama que por cualquier cosa, ustedes saben como son los niños cuando les dicen "Nelson, salude y dele un beso a su tía".

Una vez terminado el ritual del saludo íbamos directo a la calle a tirar unos cuantos cohetes y a empezar a destruir los estrenos. Al tiempo que se acercaba las doce encendían el radio para darle
alegría al ambiente, las canciones de navidad estaban presentes así como también el merengue que a mi mama tanto le gusta. Nosotros preguntábamos a cada rato ¿ya son las doce?, pero realmente no era necesario porque la coheteria era tremenda, parecía guerra aquello. Cuando nos decíab el "si ya son" empezábamos con nuestra humilde aportación, con volcanes, estrellitas, cohetes, etc.

Los abrazos empezaban también como las advertencias de "venganse para adentro por los tiros", por eso de los gatillo alegre, pero obvio eso no hacia efecto en nosotros. Mis tías sacaban las doce uvas, una por cada mes para la buena suerte, y mi abuela quitaba el trapito que cubría al niño Dios en el pesebre y empezaban las oraciones. Minutos después de las doce se podía ver el resultado, la calle estaba cubierta completamente de papel periódico de los cohetes, y el humo de los cohetes en el ambiente como si fuera neblina. Mi hermano se ponía a recoger todo el papel periódico del suelo que pudiese, buscaba los cachiflines que no habían reventado para sacarle la pólvora y empezaba con su incendio controlado.

Pero lo mejor de la noche estaba por venir, era hora de regresar a la casa, nosotros todos sudados y apestosos de humo. En un salto nos bajamos de la paila, esperábamos que abrieran el portón y la puerta de la casa para poder llegar a los regalos!!, si los regalos!, los cuales misteriosamente aparecían abajo del árbol. ¿Porque misteriosamente?, porque no estaban cuando salíamos a la casa de la abuela, así que la lógica infantil nos decía que Santa había llegado.

Interesante como todas estas memorias corresponden cuando estábamos cipotes, indiscutiblemente las mas felices, así que porque no recordarlas cada vez que podemos.

Feliz navidad y prospero 2009 :)

Comments 4 comments
Mario Alexis dijo...

Tu narrativa lleva melancolía y toca realmente sensibilidades,porque nos identifica a muchos que de forma parecida, hemos vivido en nuestra infancia situaciones similares a las que narras.
Excelente artículo Jampedrano!!!

AstridT dijo...

excelent! saludos!!!

Janpedrano dijo...

Hola Mario, que bueno que te haya gustado el articulo. Hay muchas mas memorias por poner en este blog. Gracias por tus comentarios y por leer el blog.

Kariniuxonia dijo...

Así era, ustedes en Barandillas, nosotros a La Modelo, y nano y chele a La Lima (^_^)... y eso de los incendios, eran Nelson y Ricky jajajaja, sacandole pólvora a los cohetillos y el flash que lo dejaba -durante unos segundos- ciego a un@. Te acordás?

Acerca de

Janpedrano
Originario de San Pedro Sula, Honduras pero viviendo en el exterior, mi blog intentara dar a conocer un poco más mi ciudad y mi país. Born in San Pedro Sula, Honduras but living abroad, my blog will try to give you an insight of both my city and my country.

Suscribirse a Janpedrano Blog vía RSS

Sigue a @janpedrano en Twitter

Hazte amigo de @janpedrano en Blipea

Publicidad

RSS en Honduras en Positivo

RSS Ultimos artículos

Categorias

Lo más leído

RSS Comentarios Recientes

Tráfico en vivo